Las luziernagas

Decisiones anticipadas

No resulta fácil imaginar nuestra propia muerte aunque sepamos que un día llegará.  

Si hacemos el ejercicio de reflexionar sobre ello tomaremos conciencia sobre todos esos aspectos de nuestra vida en los que no somos sustituibles. 

Hay decisiones que es conveniente tomar antes de que sea tarde como el Testamento Vital. En ocasiones comentamos verbalmente a nuestros familiares nuestros deseos pero sin un documento pesará sobre ellos la carga de la decisión que tomen. 

Existen situaciones que en nuestra ausencia podrían causar un grave perjuicio a nuestros seres queridos.  No todos comparten formas de entender las despedidas o no tienen el mismo concepto de nuestros deseos o preferencias. 

Hay situaciones que con mayor probabilidad pueden generar conflicto:

  • Ausencia de testamento vital.
  • Ausencia de testamento de bienes.
  • Ausencia de testamento digital o información de accesos.
  • Seguros de vida sin beneficiarios designados.
  • Ausencia de planificación de la despedida/funeral.
 
Las situaciones que tras nuestra muerte tendrían que afrontar nuestros seres queridos pueden ser difíciles. 

Nuestra muerte puede tener para ellos consecuencias muy dolorosas que hubieran sido evitables si existe una toma de decisiones anticipadas

 

En Psicología de duelo se habla de pérdidas secundarias como aquellas que tienen lugar como consecuencia de una pérdida principal y que causan también dolor. Un ejemplo puede ser la pérdida de vínculos familiares, la pérdida de un estatus económico, del hogar familiar, etc.

Nuestra asesoría se basa en un acompañamiento emocional y práctico hacia la reflexión y la visualización de diferentes escenarios que permitan prever consecuencias, estudiar posibilidades y tomar decisiones hacia el auto-cuidado y el cuidado de nuestros seres queridos al final de nuestra vida. 

Puede ser muy enriquecedor e incluso hermoso planificar nuestra despedida, nuestro último adiós a quienes amamos. Vivir con la tranquilidad de haber hecho todo lo posible para que nuestra muerte no arrase con la realidad de quienes amamos.

El dolor de la pérdida será inevitable, sin duda, por eso tratemos de evita aquello que podamos prever. 

Las luziérnagas vemos la reflexión sobre la propia muerte como una oportunidad de valorar más la vida y de sentir aún más deseos de vivirla en plenitud.